NOTA BIOGRÁFICA

1970 Cistierna, León

Gris casi negro es el color del carbón.


Nazco en 1970,  en un pequeño pueblo minero de la provincia de León. Oscuro y lleno de pelo

llegué al mundo y a los brazos de mi madre, algo que en ese preciso momento venía a ser lo

mismo. Aquella tarde las nubes grises y el humo de la locomotora que salía de la mina se

mezclaba con las volutas blancas que emergían por las chimeneas de las casas. Para entonces

mis padres estaban instalados en la bonita San Sebastián donde pasé mi infancia y toda la

juventud. Esto lo considero el segundo acto de amor por parte de ellos.

En 1987 termino mis estudios en la Escuela de Artes Aplicadas de Zaragoza y comienzo a pintar.

Me gano la vida como puedo y conozco a Alfredo Pasabán, un personaje que será clave en mi

vida. Con él aprendo a mirar sentado en los embarcaderos de Pasajes de San Juán justo al

atardecer. Puedo decir que allí comenzó todo.  Un largo camino de trabajo y perseverancia, fé

en lo que creía querer.


FUENTERRABIA/HONDARRIBIA

Me instalo en el poblado de pescadores.  Abro mi estudio y entra la luz.  Un momento de abso-

luta libertad en la que pinto sin descanso aquello que me rodea.  Los ambientes pesqueros,  los

amaneceres sobre la bahía, las marismas, la playa... esa fue mi verdadera escuela. Ser auto-

didacta es ser libre y eso era lo que yo quería ser. Libre y un poco más alto. En el año 2000

inauguré mi primera exposición individual en Madrid.  Aquello era más de lo que había soñado

jamás pero estaba pasando. Hoy sigue pasando, aunque ahora mi color favorito sea el gris.


EN MITAD DEL CAMPO

Han pasado otros diez años ya.  Ahora miro el mundo antes de pintar y no veo precisamente la

bucólica bahía. MI último trabajo habla del hombre y de su mundo. No quiero parecer pesimista

porque creo que no lo soy, pero la verdad es que me resulta complicado mirar para otro lado o no

decir nada. Es la terapia para mi tratamiento contra la "evaporación del individuo", porque cuando

lo que te rodea en primer termino es un mundo de amor, sencillez y libertad es muy fácil olvidar

como es verdaderamente la vida.

Así, feliz con la tarea de pintar y contar historias presento este espacio de divulgación a todos los

habitantes de este mundo.  Espero que os guste.

 

joseba sánchez zabaleta, un pintor en minúsculas.