J. SÁNCHEZ ZABALETA

EL OLVIDO QUE NOS HABITA

LA LUZ DE LOS CLÁSICOS

TERRITORIOS DE LO POSIBLE

EL SUEÑO DEL HOMBRE

LUGARES QUE HABITÉ

ODISEA DE LO COTIDIANO

MIRADAS

BIOGRAFÍA

ESTUDIO GALERÍA

C/ Parras 37, 29480 Gaucín, Málaga , Spain

CONTACTO

LA LUZ DE LOS CLÁSICOS

CUCHARA Y TRAPO EN PENUMBRA

Óleo sobre tabla DM/i  24,5 cm. x 49,5 cm.

h.2021

No disponible

 

ALTAR

Óleo sobre tabla DM/i   122 x 86 cm.

h. 2020

No disponible

EL ORO DEL POBRE. LATA VACÍA

Óleo sobre tabla DM/i   122 x 86 cm.

h. 2023

Disponible

MÍSTICA DE UN PLATO VACÍO

Óleo sobre tabla DM/i  66 x 55 cm.

h.2023

Disponible

¿QUE ALIMENTA MÁS?

Óleo sobre tabla DM/i  70 x 40 cm.

h.2023

No disponible

BODEGÓN DEL FUMADOR

Óleo sobre tabla DM/i  22,8 x 48 cm.

h.2023

No disponible

TIEMPO Y LUZ

Óleo sobre tabla DM/i  22,4 x 48 cm.

h.2023

No disponible

JABÓN LAGARTO

Óleo sobre tabla DM/i  24 x 34,5 cm.

h.2021

Disponible

JABÓN LAGARTO GASTADO

Óleo sobre tabla DM/i  24 x 35,5 cm.

h.2021

Disponible

JABONERA CON FILOMATIC

Óleo sobre tabla DM/i  24 x 37 cm.

h.2021

No disponible

JABONES, PAÑO Y VASO

Óleo sobre tabla DM/i  25 x 37 cm.

h.2021

Disponible

 

JABONERA BAJO LA LUZ

Óleo sobre tabla DM/i  30 x 30 cm.

h.2021

Disponible

PAN QUE QUITA EL HAMBRE.

OBRADOR DE PAN

Óleo sobre tabla DM/i  38 x 49 cm.

h.2021

No disponible

PLATO CON RESTOS

Óleo sobre tabla DM/i  38 x 46 cm.

h.2021

Disponible

PLATO CON RESTOS

Sobre los pasos del hombre las huellas del hambre.

Sobre el tiempo detenido un sordo lamento se deshace.

La mesa exhibe la necesidad desnuda

y tú, pobre del todo, aun en la claridad de la mirada,

te sientas frente a ella abriéndonos la vida en dos.

No pretendo ser un plato con restos sino un estado en sí,

un estado en la conciencia de quien mira

la tenue luz que ilumina la vida en sombra.

DURALEX EN PENUMBRA

Óleo sobre tabla DM/i  38 x 50 cm.

h.2021

No disponible

 

EL ÚLTIMO HUEVO

EL ÚLTIMO HUEVO

Óleo sobre tabla DM/i  24,5 cm. x 50 cm.

h.2021

Disponible

EL ECO DE UNA PERA, UN PLATO Y UN ABRELATAS

Óleo sobre tabla DM/i  77 x 60 cm.

h.2022

Disponible

ASPIRINA

Óleo sobre tabla DM/i  22 x 18 cm.

h.2022

No disponible

ARROZ SOS

Óleo sobre tabla DM/i  22 x 18 cm.

h.2022

No disponible

COLA CAO

Óleo sobre tabla DM/i  22 x 18 cm.

h.2022

No disponible

NO SÓLO DE PAN VIVE EL HOMBRE

ESTANTE Y LIBROS

Óleo sobre tabla DM/i  34,5 x 70,6 cm.

h.2022

No disponible

LORCA

Óleo sobre tabla DM/i  34,5 x 70,6 cm.

h.2022

No disponible

NO SÓLO DE PAN VIVE EL HOMBRE

Óleo sobre tabla DM/i  77 x 60 cm.

h.2022

Disponible

NO SÓLO DE PAN VIVE EL HOMBRE

     » No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio del Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita, y ¿dónde están esos libros? «

NO SÓLO DE PAN VIVE EL HOMBRE

     » No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio del Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita, y ¿dónde están esos libros? «

NO SÓLO DE PAN VIVE EL HOMBRE

Óleo sobre tabla DM/i  77 x 60 cm.

h.2022

Disponible